Back to top

Coches autónomos vs errores humanos

Miércoles, Diciembre 26, 2018

La finalidad de estos coches es eliminar el error humano en la conducción, y esto lo conseguirían mediante sistemas de medición de distancias por láser, cámaras en todos los lados del vehículo, GPS y sistemas redundantes de freno, aceleración y alimentación.

La carrera tecnológica por conseguir fabricar un coche plenamente autónomo está consiguiendo grandes avances en muy poco tiempo, aunque bien es cierto que no se ha llegado todavía al nivel esperado. Es una batalla en la que se ha invertido una suma importante de dinero, pero que ya ha reportado grandes beneficios a las empresas que en ella participan. Una de estas empresas que va en cabeza por su innovación es también una de las pioneras: Telsa. Además, ha prometido un coche en el que realmente no haga falta conductor para finales de este 2018.

Empecemos por conocer cómo se clasifican los coches según su independencia. El nivel se establece de cero a cinco, donde cero sería el coche convencional en el que el conductor tiene que hacerlo absolutamente todo y cinco el nivel donde la persona que se coloca en el asiento del conductor podría leer el periódico durante el trayecto. Ahora mismo, el nivel de los coches “autónomos” que hay en el mercado estaría rondando el tres, que permite al conductor atender otras tareas, avisándole en el momento en el que debe ponerse de nuevo al volante cuando las condiciones no coinciden con las funciones preestablecidas. En lo que se trabaja, siendo realistas, es en conseguir un nivel cuatro, en el cual el conductor comienza a ser prescindible porque el coche ya podría tomar decisiones, como circular y adelantar por autopistas. A pesar de que Ford quiere lograr lo máximo a principios de la década que viene, los expertos aseguran que el nivel cinco no llegará hasta 2030, año en el que se podrán suprimir (teóricamente) volantes y pedales de los vehículos.

La finalidad de estos coches es eliminar el error humano en la conducción, y esto lo conseguirían mediante sistemas de medición de distancias por láser, cámaras en todos los lados del coche, GPS y sistemas redundantes de freno, aceleración y alimentación (entre otros) que dan respaldo de seguridad en el caso de que el sistema principal falle.

¿Es posible suprimir el error humano?

Hasta el momento, haber intentado suprimir el error humano ha llevado a incorporar a la carretera el error de las máquinas, pues ya se han registrado varios accidentes con estos vehículos. Pero el problema, realmente, está en que los conductores que se han sentado al volante de estos coches no han entendido, o no les han dejado claro, que los coches que conducían estaban solamente en un nivel tres, y no cinco, de independencia. Por tanto, y teniendo en cuenta la proporción de accidentes en relación con coches en circulación, sí que se están eliminando los fallos humanos de la carretera. Elon Musk, fundador de Tesla, ha asegurado que en 2019 ya habrá en circulación vehículos entre un 100% y 200% más seguros que los conducidos por humanos. Aunque Musk ya había prometido esto mismo de cara a 2017, parece que esta vez es verdad y lo probará en una demostración a finales de año. Además, la gran ventaja de esta marca con respecto a las de su competencia estaría en el bajo precio al que ofrece el producto (algo más de 30.000 euros), y, claro, ya han recibido una gran cantidad de reservas.

Para que todos estos avances sean una realidad y lleguemos a un futuro autónomo y más seguro en la carretera, también se deben tomar medidas legales. Aunque en Estados Unidos ya van más avanzados en esta materia, en Europa se firmó la Declaración de Ámsterdam sobre cooperación en el campo de la conducción automatizada y conectada, que pretende asegurar que los coches no lleguen antes que la normativa. Veremos si es para final de año, o Musk vuelve a dejar a sus fieles con la miel en la boca.

Share