Back to top

Demasiada ropa de abrigo, ¿por qué no debes conducir con ella?

Martes, Enero 28, 2020

CONDUCIR CON EL ABRIGO PUESTO

Pese a que no está prohibido expresamente, circular con un abrigo es un peligro. Cuando llevamos ropa excesivamente gruesa o abultada el cinturón de seguridad no funciona de manera eficiente. Aunque pensemos que lo tenemos bien sujeto al cuerpo, en caso de accidente nos desplazaremos unos centímetros que pueden suponer un gran disgusto, ya que el cálculo utilizado para el funcionamiento de los sistemas de retención y del airbag se pueden ir al traste por una negligencia nuestra.

Ni que decir tiene que los niños tienen el mismo problema que los conductores. Para que sus sillitas de retención actúen correctamente, los cinturones deben ir lo más pegado posible al cuerpo. Por ello, no dudes en quitar el abrigo al niño cada vez que te montes en el coche. Y si en un viaje crees que tu hijo puede coger frío, vístelo con una camiseta interior o térmica que le permita llevar encima un jersey fino.

Lo que sí está prohibido, y va en contra de conducir con el abrigo puesto, es vestir con ropa que limite nuestros movimientos. Y es evidente que un abrigo abultado, un plumas o una prenda de piel disminuye el número de movimientos que podemos hacer con nuestros brazos.

ROPA DE INVIERNO: PRENDAS A EVITAR AL CONDUCIR

Por mucho que nuestro coche no tenga sistema de refrigeración o vayamos a realizar un desplazamiento corto, nunca debemos hacer uso de bufandas, guantes o gorros. Los últimos pueden disminuir nuestra capacidad auditiva, algo que está terminantemente prohibido y los guantes, a no ser que sean específicos para conducir, limitan nuestros movimientos y nos hacen perder adherencia en el manejo del volante y de la palanca de cambios.

Y lo que debes desechar sí o sí de tu armario automovilístico son las bufandas, pañuelos y cualquier otra prenda de carácter similar. Su uso puede limitar nuestros movimientos pero es que, además, en caso de accidente pueden quedarse pillados por una pieza y mantenernos atrapados en el interior del vehículo o, en el peor de los casos, hacer de soga.

EL CALZADO ES ESENCIAL

Otro de los aspectos a los que prestamos poca atención es a nuestro calzado. Utilizar zapatillas o botas con demasiada suela nos hace perder tacto con los pedales y complicar nuestra marcha. Por otro lado, si tienes pensado llevar tacones, recuerda tener en el maletero del coche un calzado adecuado y cambiarte antes de conducir. El tacón puede hacer que uno de los pedales quede atrapado y acabar provocando un accidente.

 

Share