Back to top

La suspensión, seguridad y confort

Martes, Enero 22, 2019

El sistema de suspensiones es una parte vital en un vehículo, esencial para el correcto comportamiento dinámico del mismo. La suspensión sustenta la carrocería sobre las ruedas, uniendo éstas con el chasis, controlando los movimientos e inercias que se producen.

El trabajo de las suspensiones no solo está concebido para que el coche se sustente sobre el asfalto, sino para que lo haga en la forma adecuada, absorbiendo al máximo las irregularidades del firme para seguir con la máxima fidelidad las indicaciones del conductor sobre el volante a cualquier velocidad. Y también logrando el mejor compromiso de confort de marcha y comportamiento, para que el vehículo responda siempre de una manera eficaz y segura en movimiento.

Los componentes

La suspensión, atendiendo a su arquitectura, es de diferentes tipos, pero los elementos básicos que la componen son esencialmente los mismos:

Muelles o resortes helicoidales: Es un elemento flexible en sintonía con los amortiguadores. Los amortiguadores, como los muelles, uno por cada rueda en los coches de serie, son los principales elementos para controlar las oscilaciones de la carrocería y regulan los movimientos de los muelles, tanto en extensión como en comprensión. Normalmente de fricción o hidráulicos, cuentan con una cámara interna donde el aceite que contienen genera la resistencia necesaria.

El sistema de ballestas: Actualmente muy poco usual, trabaja mediante un conjunto de láminas de acero que hacen la función del muelle. Prácticamente las encontramos sólo en vehículos industriales y en algunos todoterrenos en el eje trasero.

La barra estabilizadora: Es un elemento habitual en el eje trasero y puntual en el delantero, aunque sí lo montan siempre los modelos más pesados y rápidos. Tiene diferente sección según el carácter del coche y sus prestaciones. Ayuda a absorber el esfuerzo torsional de la carrocería, controlando su balanceo.

Los brazos: Dependiendo de la arquitectura, la suspensión dispone de brazos, triángulos o trapecios, que unen el chasis del vehículo con la rueda.

La barra de torsión: Une la rueda con un punto del chasis y mantiene la rigidez del conjunto. Las rótulas están diseñadas para coordinar el trabajo de la dirección en sintonía con los movimientos de las ruedas, manteniendo inalterada su geometría. El buje va colocado en la rueda, con su rodamiento para que esta gire, estando unido s la mangueta que es el elemento que pone en contacto la suspensión con la rueda.

Share