Back to top

¿Por qué es peligroso conducir con chanclas o descalzo?

Lunes, Marzo 4, 2019

El tipo de calzado que utilicemos para conducir es una de las claves principales para una conducción segura ya que de él depende el tiempo que tardemos en pisar el freno y la distancia que recorreremos antes de colisionar con el obstáculo, persona o animal que se haya cruzado en nuestro camino.

Con la llegada del calor, son muchas las personas que utilizan las chanclas con frecuencia, incluso para conducir. Es un gran error, porque las chanclas son el tipo de calzado que más puede limitar nuestra libertad de movimientos cuando nos ponemos al volante.

Las chanclas no son un calzado que sujete el pie, por lo que puede desprenderse en cualquier momento y, peor aún, quedarse enganchada con algún pedal pudiendo provocar un accidente. Sin duda, un calzado que no sujeta bien el pie impedirá ejercer la presión correcta sobre el pedal del freno o del acelerador, resta agilidad y aumenta el tiempo de reacción ante un imprevisto.

Todas estas dificultades que provoca conducir con sandalias, con chanclas o incluso descalzo, a su vez, provocan un aumento de las distracciones al volante y una situación de estrés, motivada por una conducción incómoda. El resultado es una reducción de la concentración del conductor y un evidente aumento del riesgo de accidente.

 

Share