Back to top

Qué interesa más: seguro a todo riesgo con o sin franquicia

Miércoles, Enero 2, 2019

La gran variedad de seguros y sus distintas pólizas permiten que éstas se adapten en gran medida a nuestros intereses. Y entre toda la amalgama de combinaciones, una de las que más dudas suscita es la elección de la franquicia entre los seguros a todo riesgo para coches.

Un seguro a todo riesgo es aquel que cubrirá todos los gastos de nuestro vehículo siempre que suframos un accidente por nuestra culpa y cuando seamos víctimas de algún acto vandálico, como la rotura de las lunas. Por su parte, uno con franquicia es igual, pero el cliente se haría cargo del coste en el primer tramo de la reparación.

Es decir, con un seguro a todo riesgo con franquicia de 200 euros, el asegurado tendrá que hacer frente a los primeros 200 euros de la reparación y el resto estará cubierto por el seguro. Por lo tanto, si provocamos un accidente y los daños se elevan a 1.000 euros, el cliente tendrá que pagar 200 euros y el seguro 800. Si el coste fuera de 250, el contratante tendría que desembolsar 200 euros y el seguro sólo 50.

Sin embargo, pese a que un accidente puede suponer al asegurado un desembolso de algunos cientos de euros, el contrato a todo riesgo con franquicia es valorado por muchos conductores, ya que la diferencia de precio entre ambos es tan grande que no dar un parte al seguro en un año puede marcar la diferencia entre ahorrar dinero o perderlo.

UN GASTO DE 447 EUROS AL AÑO

Se ha realizado un estudio en el que compara los seguros a todo riesgo con franquicia y sin ella. Según el informe, los usuarios con seguro a todo riesgo sin franquicia están perdiendo 447 euros cada año que no sufren un accidente.

Según el comparador, la póliza de un coche a todo riesgo sin franquicia cuesta de media 1.158,7 euros al año, mientras que un vehículo a todo riesgo con franquicia paga 553,8 euros. Una diferencia que se sitúa en 604,9 euros al año. Además, señala que el coste medio de la franquicia está en 353,7 euros.

Con estos datos, según el informe, el contratante tendría que tener 1,71 accidentes al año para que el seguro a todo riesgo sin franquicia fuera más rentable que con ella (tomando como partida los 353,7 euros). Teniendo en cuenta que por cada conductor se producen 0,36 accidentes de media, el pagador estaría perdiendo cada año 447 euros si no da ningún parte, algo que no han hecho el 79 por ciento de los conductores en los últimos dos años.

Share