Back to top

¿Tienes pensado un largo viaje? Los mejores consejos para que el Jet-lag no pueda contigo

Viernes, Octubre 11, 2019

Pasar muchas horas en un avión, ya sea por viaje de negocios o por placer durante las vacaciones, se ha convertido en algo habitual.

No obstante, al recorrer varios husos horarios, tanto al este como al oeste, los cambios de luz provocan que los hábitos de descanso se trastoquen, y es cuando aparecen las consecuencias del jet-lag.

Fatiga, dolores de cabeza, ansiedad, falta de apetito o malestar general son algunos de los efectos más habituales tras un vuelo prolongado.

El decálogo de recomendaciones para superar el Jet-lag 

1. Cambiar la hora. Ajustar el reloj a la hora local tan pronto como se aterrice en el destino es fundamental para ayudar a la mente a adaptarse al nuevo horario.

2. Regular la luz durante el vuelo. Si se trata de un vuelo de día, es esencial que consigas un asiento junto a la ventana y mantengas la persiana subida hasta que se haga de noche en el exterior.

3. En cambio, si vuelas de noche intenta dormir todo lo que puedas antes de subir al avión. Cuando amanezca, sube la persiana de la ventanilla.Una siesta de dos horas antes del mediodía. Si llegas a tu destino a primera hora de la mañana, es muy posible que la luz te haga sentir aún más cansado. Por ello, se recomienda dormir una siesta de dos horas antes del mediodía.

4. Respetar los horarios de sueño. Si, por el contrario, aterrizas por la noche, a la hora de dormir, es recomendable que respetes la rutina y vayas a la cama de inmediato para intentar conciliar el sueño rápidamente.

5. Elige hoteles con camas cómodas. La cama juega un papel fundamental en nuestro descanso diario, por lo que es importante revisar la calidad y el confort de la misma antes de escoger nuestro alojamiento durante las vacaciones o el viaje de trabajo.

6. Escoge una habitación en las plantas superiores de los edificios. En la medida de lo posible, intenta que tu habitación esté en una planta alta, ya que normalmente suelen ser las más tranquilas.

7. La deshidratación incrementará los efectos del jet-lag. Por ello, es esencial beber mucha agua durante el vuelo y evitar el consumo de alcohol durante el viaje.

8. Respeta los horarios de comida, y no esperes a llegar a tu destino para comer o cenar algo. Aunque no te sientas muy atraído por el menú del avión, es importante no saltarse ninguna comida.

9. Tomar una ducha tan pronto cuando llegues y salir a pasear si aún es de día para relajar el cuerpo y respirar aire fresco.

Si tienes pensado "cruzar el charco" o irte a países asiáticos, sigue estas recomendaciones para que el cambio horario no "pase factura" a tu organismo.

 

Share